DAVID NAVARRO BRUGAL

“Gracias baloncesto por haberme enseñado tanto. Hasta el último segundo me has enseñado que nunca hay que rendirse y que incluso así, a veces las cosas no salen como uno espera. Pero hay que volverse a levantar y seguir caminando hacia nuestro siguiente objetivo.

A parte de esto, me has permitido vivir en muchas ciudades diferentes y conocer gente que me llevaré para toda la vida. Y lo mejor de todo, me has permitido vivir jugando. Respirar las emociones de la victoria, de la derrota, del éxito y del fracaso.

Me marcho muy orgulloso de mi carrera, sabiendo que siempre he dado lo mejor de mi y he sido fiel a mi manera de entender este deporte de equipo.

Dar las gracias a todas las personas que me han ayudado en todo este camino, especialmente a mis padres, a mi hermana y a mi mujer”.

Via Feb.es